martes, 15 de enero de 2008

La Muerte Por Geovanni Luna Cortés

LA MUERTE

Por Geovanni Luna Cortés

¿Qué es la muerte?, ¿Qué pasa después de ella?, estas y otras preguntas relacionadas con el tema han sido punto de discusión desde hace miles de años, pues el hombre desde sus orígenes ha querido saber todo lo relacionado a la muerte. Según el diccionario, es un sueño sin despertar, es la cesación de vida, la separación del cuerpo y el alma. Sin embargo la palabra va más allá de esas definiciones, debido a que abarca muchos aspectos de nuestra vida diaria. Si bien afecta directamente a la persona fallecida, la muerte repercute en los familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, etc. del individuo.

La parte de mayor afectación es la emocional, pues las personas que tenían una relación estrecha con el fallecido entran en una etapa conocida como duelo, tiempo en el cual la gente experimenta una aflicción por la pérdida de un ser querido. Este periodo puede durar bastante tiempo dependiendo de cada individuo. Durante el duelo, se pueden presentar diferentes etapas tales como: la negación, rabia, regateo, depresión y finalmente la aceptación del deceso.

¿Es importante planear nuestra muerte?, algo digno de destacar es, a pesar que todos sabemos que algún día tendremos que morir, pues es un paso normal en el desarrollo de todo ser vivo, casi nadie le gusta hablar del asunto. La mayoría de los sujetos prefieren evadir el tema, ya sea porque no sentirse listo para tener una charla sobre el tópico, o por preferir no hablar de ello. Pero un hecho inmutable es que todos vamos a morir.

Por tanto, es de suma importancia planear nuestra muerte o al menos pensar en algunos detalles con los cuales, si preparamos en vida, podremos evitar algunos problemas (tanto a nosotros como a nuestros seres queridos). Un claro ejemplo de lo anterior es la realización del testamento, de esta manera se evita problemas entre los familiares. Aunado a lo anterior, es necesario hacer todo lo que debemos hacer, decir lo que debemos decir, e ir a donde tenemos que ir, y así, al final de nuestros días (y en caso de tener un tiempo de agonía) podamos irnos en paz, con la sensación de haber cumplido nuestras metas, sin arrepentimientos y con cierta alegría pro haber vivido.

Por otro lado, nos encontramos con una pregunta existencial acerca de la muerte: ¿qué nos pasa después?, yo creo que todos, en algún momento de nuestras vidas nos hemos hecho esa cuestión, y si bien no hay una respuesta ciento por ciento cierta, existen muchas respuestas que intentan responderla, como por ejemplo las dadas por las diversas religiones en diferentes momentos de la vida del hombre.

Como un claro ejemplo tenemos a los egipcios, los cuales formaron un culto a la muerte en torno a la trágica historia de los Dioses Isis (Dios de la vida y la muerte) y Osiris (Dios de la vida después de la muerte), en dicha leyenda, se narra la creación de la primera momia, práctica cotidiana dentro de esa civilización, momificaban a sus muertos para conservar sus cuerpos, además los enterraban con sus objetos valiosos pues supuestamente los necesitarían en el otro mundo, cabe mencionar junto al cadáver, colocaban a su mascota pues para ellos, el animal le mostraba el camino a su dueño para llegar al más allá.

Para los griegos, el morir era causado por las Moiras quienes manejaban el telar del destino y al cortar un hilo era como cortar la vida de una persona. Cuando alguien moría se dirigía al inframundo, el renio del Dios Hades, un lugar desolado y oscuro donde vagaba eternamente torturado por sus recuerdos sobre lo dejado en la vida terrenal.

Por otro lado, las antiguas civilizaciones mesoamericanas también elaboraron una explicación para la muerte. Entre sus divinidades, adoraban a Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl, el señor y la señora del Mictlan, región de los muertos donde solo los fallecidos por causas naturales tenían el privilegio de poder llegar ahí, lo cual no era nada fácil, pues antes tenían que enfrentarse a un camino lleno de retos: como piedras en movimiento, grandes colinas y extensos desiertos, un rió por el cual atravesaban con la ayuda de un perro sacrificado el mismo día del funeral de la persona. Al llegar con el señor y la señora de la muerte, el recién fallecido les ofrecía varios regalos.

Pero las anteriores historias sólo son parte de la mitología de antiguas civilizaciones y actualmente no son vigentes, y están llenas de fantasías y seres irreales, elementos usados para dar poder y gloria a todas las divinidades imperantes en los pueblos. Por otro lado existen otras explicaciones tales como la dada por Dante Alighieri en su famosa obra llamada “La Divina Comedia”, en la cual nos comenta que, en un periodo de inconciencia padecido por una enfermedad, visitó el infierno y el purgatorio (guiado por el poeta Virgilio) y finalmente el cielo (guiado por su amada Beatriz).

Lo planteado por Alighieri concuerda con la idea propuesta por la iglesia Católica de la actualidad (religión con mayor aceptación en el mundo), la cual nos dice: de acuerdo a la conducta mantenida por nosotros a lo largo de nuestra vida (es decir, si seguimos o no los mandamientos dados por Dios y la Iglesia) llegaremos al infierno (lugar de castigo eterno), al purgatorio (zona donde castigan a los arrepentidos), o al cielo (si cumplimos con los mandamientos divinos, es decir, si tenemos fe y compartimos el amor con nuestro prójimo). Además, los creyentes de esta religión aceptan la resurrección de los muertos lo cual será en la segunda venida de Jesús.

Por otro lado, otra religión actual es la budista, en la cual tienen la creencia en la reencarnación. Para dicha religión, los seres humanos contamos con un número determinado de vidas para llevar a cabo una misión aquí en la tierra, y, dependiendo de nuestra conducta será la manera de nuestra reencarnación, ya que lo podemos hacer en algún animal o de nuevo en un ser humano.

Algo cierto es que las interpretaciones católicas y budistas tienen un fin moralista, buscan mantener la buena conducta entre sus fieles y creyentes y así, obtener la salvación de nuestras almas, sin embargo, es lamentable observar como dirigentes de diversas religiones o sectas utilizan la muerte como una amenaza con el fin de atraer fieles y mantener un cierto control en ellos.

Inclusive, existen ciertas historias de personas quienes estuvieron muertas por un lapso pequeño de tiempo (debido a una enfermedad llamada catalepsia) y aseguran haber visto un túnel con una luz al final, y hasta comentan haber escuchado la voz de sus familiares queridos ya muertos. Pero al fin y al cabo no están totalmente comprobadas y no se pueden comprobar.

En realidad no sabemos nada de la muerte, excepto que dejamos de vivir, y eso es precisamente lo que nos asusta, le tenemos generalmente miedo a lo que desconocemos y la muerte es un misterio total para todos los seres humanos, además, hay que sumarle el temor generado por distintas religiones y sectas condenándonos a sufrir eternas condenas por nuestros errores en esta vida.

Basándonos en las leyes físicas, nada se destruye, solo se transforma, y desde este punto de vista, nuestro cuerpo se transforma en polvo y nuestra alma (que se supone es energía) es transmitida a algún cuerpo y transformada tal vez en otro tipo de energía para su empleo. Según personas ateas, después de la muerte no hay nada, se entra en un estado de inexistencia, tal y como estuvimos antes de nacer, y por lo tanto no se sufre.

En este momento surge una importante pregunta ¿Qué tan importante es conocer lo que nos espera después de la muerte? Yo considero que lo más importante de la vida es precisamente vivir y es necesario no desperdiciar el tiempo sufriendo por nuestra muerte, pues muchas personas dejan de vivir el presente por pensar el futuro, al final, todos moriremos y más vale estar listo para partir con la alegría de haber vivido y de haber cumplido con nuestra misión.

BIBLIOGRAFÍA:

Z Diccionario Enciclopédico Universal EDITAR, Ediciones Credimar, España (1999)

Z http://www.udlondres.com/revista_psicologia/articulos/stamuerte.htm

Z http://www.kidshealth.org/teen/en_espanol/mente/someone_died_esp.html

Z Alighieri, Dante. La Divina Comedia. Introducción y Comentario Francisco Montes de Oca. Vigésima. Edición Editorial Porrúa. México 1998.

Z Jack Maxfield, El espíritu Budista, Edi Libros de la Liebre de Marzo, España 2002

Z Entrevista realizada a Ignacio Jiménez Márquez, 31 años de edad, Ateo, el día 11 de enero de 2008 Xalapa Veracruz, México

6 comentarios:

Mayra dijo...

Hola, solo quería decirte que me pareció muy interesante el tema de tu ensayo acerca de la muerte, por lo que me tome el tiempo de leerlo; yo creo que es un tema que hasta ahora nadie conoce con certeza y me parece que has investigado acerca de él, es muy buena la información así como los puntos de vista que propones, pues estoy de acuerdo en que no hay que desperdiciar el tiempo pensando en nuestra muerte. En general me pareció interesante... creo que eso es todo… cya bye bye

ADOLFO FUENTES BERNABE dijo...

EN SUMA INTERESANTE, UN TEMA HASAT EL MOMENTO DESCONCERTANTE. MUY CIERTA TU FIRME NOTA, ACERCA DE QUE TOSODS VAMOS A MORIR, A LO LARGO DEL TEXTO DETECTE TAL COSA, T EMPEÑAS EN CONCIENTIZAR DE NUESTRO FIN COMO ALGO NORMAL.
POR OTRO LADO, QUIZA EN ALGUNAS PARTES HIZO FALTA ALGUNAS COMAS, LA OTROGRAFIA Y EL MANEJO DEL TEMA ES BUENO, E INCLUSO LA BIBLIOGRAFIA DEMUESTRA UNA BUENA LABOR DE INVESTIGACION. SALUDOS.

Alek dijo...

El tema es muy interesante y controversial, ademas de misterioso para todos los humanos, pero yo creo que mas que preguntarnos que pasa en la muerte, hay que preguntarnos ¿para que estamos en este mundo?, y ¿que vamos a hacer con la vida que tenemos?
algo que me parece importante que destacas es que es un paso mas en la vida de todo ser mortal, ya que todos sin importar quienes seamos vamos a morir, y es muy importante que lo asumamos y que nos preparemos, no solo para nuestra muerte, sino tambien para la de nuestros seres queridos, ya que tamopoco sabemos cuando iran a morir estos.

betsabe dijo...

El tema definitivamente es muy interesante, y es claro que hubo una muy buena documentación acerca del mismo ya que se exponen diferentes puntos de vista que toman en cuenta tanto explicaciones relacionadas con antiguas civilizaciones, como puntos religiosos y por supuesto una explicación científica.
Me parece que todos los aspectos que se tomaron en cuenta son de suma importancia y se expusieron de una forma concreta que deja muy en claro la postura de quien lo escribió.

Janu dijo...

Tienes mucha razón compañero, no es que sea fatalista ni mucho menos, pero algo así es, lo único seguro que traemos seguro es que algún dia nos tocará morir y no hay vuelta de hoja, o hasta encontra una maquina o un medicamento que indique lo contrario.

Mucha gente escucha la palabra muerte y se pone frio y comienza a sudar, el solo hecho de pensar en ella los pone mal, pero por qué si es algo tan normal como nacer.

La muerte sólo será triste para los que no hayan pensado en ella.

Luz dijo...

El tema, en definitiva, llama la atención. Y supiste llevarnos de la mano a través de todo el ensayo para no perdernos en ningún momento.
Creo que nos muestras la diversidad de opiniones que existen al respecto y nunca le restas importancia a alguno de los puntos de vista mostrados; mostrándonos así imparcialidad para no influenciar nuestra opinión.
¡Me pareció un buen ensayo!