martes, 15 de enero de 2008

¿LIBRE O ESCLAVO?

POR: KAREN BONILLA SANTAMARÍA

Imagina un día sin límites ni fronteras, un día único donde no estén presentes los valores, las reglas religiosas ni sociales, sin prejuicios ni miedo al que dirán y el único incentivo de tu alma son tus deseos más íntimos, tus fantasías ansiosas por ser cumplidas, aquellos caprichos que el “destino” no te ha permitido cumplir o hasta pensar.

Si de pronto tu alma volara a los lugares más pervertidos y emocionantes, si esas espinas que rodean los pastos de tu pensamiento se desbarataran y no fieras tan tolerante con las cosas que te irritan, aburren o te lastiman, si solo necesitaras de tu propia aprobación, de tu propio bienestar, digamos un auténtico egoísmo tan egocentrista que tampoco se preocupa por el bien de los demás o si lo hace es porque su espíritu esencial se lo indica, entonces tal vez te acerco un poco a la idea de la libertad.

La libertad se ha visto desde diferentes enfoques a través de los tiempos, en el siglo XVII, algunos filósofos enciclopedistas como es el caso de John Locke, Montesquieu o Voltaire la consideraron un valor político asociado con la soberanía y la justicia, así, funcionó como un elemento indispensable en la elaboración de algunas constituciones políticas de varios países occidentales como es el caso de EU, Francia entre otros.

Sin embargo a mí me interesa hablar de un aspecto especial de la libertad, aquella vinculada a la vida puramente humana, que tiene un valor pragmático en su alma, aquella que inspira el corazón de los hombres, hablo de la libertad de su forma más esencial y concreta.

Pero,¿qué es la libertad?, ¿existe realmente?, ¿es posible conocerla?,¿hasta qué punto somos libres?. Libertad proviene del latín liber que significa libre, y su definición es aparentemente simple, es la condición del ser humano de autodeterminarse a sí mismo, este concepto fue desprendido principalmente a partir de la corriente filosófica denominada existencialismo, la cual sostiene que el hombre debe ser siempre el centro de todo conocimiento, cuyos cimientos fundamentales son la existencia (del hombre), la subjetividad y la individualidad.


Antes de continuar quiero hacerte una pregunta... ¿crees tener una esencia?, ¿algo con lo que ya has nacido y no puedes hacer nada para cambiarlo?, ¿que condiciona parte de las decisiones que tomas día a día? Si crees tenerla entonces ya te arrebataste gran parte de tu conciencia de libertad, ya tienes un buen pretexto para no hacerte responsable de tus actos.

RAZONES PARA CONSIDERARTE LIBRE

Según Sartre, máximo representante del existencialismo ateo, la esencia no es un componente fijo e innato, sino que es labor del propio hombre su creación, su continua transformación , esto a partir de los senderos de la vida que él desee andar, cada quien decide todas las situaciones de su vida, es decir, el individuo es responsables de lo que es en cualquiera de sus facetas y momentos, es también el hacedor conciente o inconsciente de las nuevas opciones a escoger, elige aún cuando decide no elegir, por lo tanto Sartre afirma: “el hombre está condenado a ser libre”.


Viéndolo de ese modo, estamos atados a la libertad, somos prisioneros de ella; no es una herramienta, instrumento, meta o esperanza sino una condición, imposición imprescindible,a tal grado de que no puede existir un ser humano sin ella porque dejaría de serlo, así como no puede existir un fruto sin sabor o u arco iris sin colores. Es realmente irónico que la libertad sea lo único que el ser humano no puede elegir, modificar o desechar de su conciencia.

Para explicar esta parte de la tesis sartreana es importante recordar los elementos que constituyen al hombre, el en sí es equiparable con la materia o los objetos. Sartre lo describe como macizo inmóvil, objetivo, inconsciente, digamos nuestro hardware y el para sí vendría siendo software, esa parte subjetiva, inconsciente, indeterminada y móvil , descartes llamó a estas partes materia y espíritu y les otorgó la calidad de sustancias, sin embargo Sartre considera al para-si como una nada porque nunca será una obra terminada, estará en constante construcción por medio de la libertad y las decisiones que cada quien tome, sólo podrá considerarse un ente objetivo hasta la llegada de la muerte, pero al mismo tiempo volverá a ser una nada porque el problema de la existencia estará resuelto.

El ser humano siempre estará en el intento fallido de convertirse en un en-si, sin embargo el para sí es el que conlleva a su libertad por lo tanto no es posible desprenderse de él, y de la continua necesidad de crear una esencia fija y propia, por lo cual tiene un gran peso de responsabilidad sobre sus hombros porque el será el culpable de todo lo bueno o malo que le ocurra.

SI TE ESTORBA TU LIBERTAD…


Pero, ¿es realmente el hombre el único responsable de su realidad?. De acuerdo a la corriente determinista, no es así pues el universo entero está regido por el principio de causalidad, si tienes un conocimiento profundo de las circunstancias actuales de algo, con muchas facilidad podrás determinar el pasado y futuro, no porque seas adivino sino porque a toda reacción le precede una acción , es un simple principio de causa-efecto.

Incluso Laplace sostuvo que la física está completamente determinada a decir: “debemos considerar el estado actual del universo como efecto del estado anterior y como la causa del estado que sigue. Una inteligencia que conociera en un momento dado todas las fuerzas que actúan en la naturaleza y la posición de las cosas en el universo, y que fuera suficientemente poderosa para someter estos datos al análisis, podría expresar en una sola fórmula los movimientos de los mayores astros y de los menores átomos. Nada sería incierto para ella, y tanto el futuro como el pasado estarían presentes ante su mirada”

Desde este enfoque el para-si no sería una indeterminación ya que en todo momento todo está terminado y completo, un niño de nueve años no es un producto a medias, sino ya posee una forma de pensar, un carácter, una estatura, etc, el presente siempre esta completo y no podría considerarse una “nada” algo que se está proyectando en el presente con toda una serie de características; es posible que cambien o evolucionen pero de todas formas existe.

En este punto estoy de acuerdo con el determinismo, el hecho de que algo se encuentre en proceso de construcción no anula su calidad de ente, cómo hablar de un para-sí identificado con la nada, una nada llena de propiedades como la subjetividad, movilidad, vacío, etc, si realmente fuese una “nada” no estaría determinada por tales características. Sin embargo esta doctrina menosprecia la capacidad del ser humano de cambiar radicalmente su vida, lo reduce aun componte más del universo el cual como una simple máquina es posible predecir.

TELURISMO

El telurismo es una modalidad del determinismo, es el fundamento explicativo del cómo el medio o contexto juega el papel de causa sobre las reacciones del individuo ante diversas situaciones, niega rotundamente la posibilidad de libertad afirmando que el hombre es el resultando del clima, latitud, época, precipitaciones, nivel económico, nacionalidad, etc.

El sociólogo francés Emilio Durkheim afirmó que “la conciencia social esta por encima ser social”, es decir, el ser humano nace en medio de una red social creada anteriormente y que él por supuesto no eligió, ninguno de nosotros, eligió ser mexicano o estadounidense, rico o pobre, tener síndrome de Down o sida al nacer, son condiciones de alguna forma impuestas por lo tanto, desde este enfoque el hombre no es el responsable de su realidad sino es la realidad misma abalanzada sobre él.

DETERMIISMO PSICOLÓGICO

El determinismo psicológico es la parte del determinismo que intenta explicar la influencia de los impulsos y funciones neurológicas sobre las decisiones del hombre, atribuyendo ciertas predisposiciones innatas de comportamiento derivadas de procesos biológico-neurológicos simples instintos o la herencia genética.

Cuando el hombre cree estar eligiendo por convicción, lo que realmente está operando es su inconsciente, el cual trabaja en función de las necesidades primitivas básicas como comer, dormir, hacer el amor, sentir protección, etc. La herencia también juega un papel fundamental, como es el caso del alcoholismo que, comprobado científicamente, tiene carácter hereditario, o incluso la homosexualidad, es en ocasiones producto de un desbalance hormonal.

Considera a todas las elecciones como resultado de respuestas ante estímulos y, según Cannon, la explicación a la diversidad de respuestas ante los mismos estímulos radica a la cantidad de secreción de las sustancias glandulares, las cuales, se ha corroborado determinan fuertemente el temperamento de las personas.

Es así como el determinismo argumentando el medio y las predisposiciones innatas “libera al hombre de su libertad”, lo convierte en un títere del contexto y de su parte interior e instintiva que no está bajo sus riendas, lo concibe como un producto no sólo terminado si no intransformable, irremediable al que sólo le toca vivir la realidad que le tocó y escudarse ante cualquier equivocación sobre ella.

El determinisno exacerbado da como resultado al fatalismo que no es otra cosa que una rotunda resignación ante un supuesto destino el cual es asignado por Dios, en el mejor de los casos, o por la naturaleza en el cual las personas no tienen el mínimo control de sus actos ya que todo les es arbitrariamente impuesto, es decir, sólo vienen al mundo a recorrer un trayecto ya escrito, a cumplir el capricho del hacedor al verlos sufrir, llorar, reír, enamorarse, enfermarse, etc, esta postura ante la vida fue tomada de forma positiva por la doctrina perteneciente al periodo moral o religioso de la época antigua griega estoicista, cuyo pensamiento estaba basado en la resignación voluntaria ante es destino y la voluntad divina.


Aunque por supuesto hay otros escudos para no asumir la libertad, según Sartre, el hombre se vale de los valores, la religión, Dios y las normas sociales para sentir menor responsabilidad de sus actos y apaciguar esa profunda resaca que sale a flote después de un arduo proceso de elección a la cual la llama angustia, dichos “escudos” serán analizados detenidamente en los siguientes subtemas.


LA MORALIDAD Y LA LIBERTAD

No hay moral sin libertad ni hay libertad sin moral, jamás encontraremos una doctrina moralista que imponga su voluntad a sus seguidores porque al hacerlo dejaría de ser moral, los actos deben ser ejercidos por los individuos en forma completamente autónoma, aunque cabe mencionar que la autonomía es subjetiva, jamás conoceremos nuestro nivel real de autonomía siendo que hemos crecido en una realidad impuesta y hemos adoptado como propias formas de pensamiento y creencias de las cuales no hacemos cuestionamientos.

La libertad no puede existir sin la moralidad, porque aún cuando decidamos despojarnos de todos los reglamentos y reglas éticas, siempre estaremos actuando bajo un sustento moral o inmoral, los valores no se pueden inventar porque mal que bien ya están hechos, o actúas en concordancia con ellos o en su contra, pero siempre estarán funcionando como parámetro de nuestras acciones.


DIOS Y LA LIBERTAD

“Si Dios no existe todo está permitido”

Dostoievski

El tema de Dios es sumamente controversial, de hecho la perspectiva acerca de É l llevó a la corriente existencialista a dividirse tajantemente en dos facetas, primeramente la cristiana, cuyo enfoque es ver a Dios como la única respuesta verdadera ante los problemas de la vida y representa el escalón más alto de armonía y paz espiritual y la segunda, la atea, lo ve como un invento social de control ideológico, escapatoria de la realidad o como ya lo había mencionado en líneas atrás, como un escudo de la libertad.

Y es muy cierto, Dios es un invento, una teoría o suposición cuando nos encontramos perdidos, sin escapatoria de nuestras circunstancias, es desde mi percepción aquella parte intangible, sobre la cual sustento y doy valor y razón a mi ser, una entidad o moralidad que quizá nunca sea comprobada por la ciencia, y que tampoco me interesa ni puedo comprobar pero, al igual que el más importante existencialista religioso , Gabriel Marcel , opto por refugiarme en la fe y la esperanza, para mí El no es un escudo, es mi razón tan esencial como la libertad misma, más halla de las religiones, la Biblia o el mismo nombre que le quieras asignar, siempre habrá algo inexplicable, imperfecto o inalcanzable para el ser humano y es allí donde aparece Dios como la sustancia capaz de brindar y arrebatar la vida, que te aprisiona y libera al mismo ya te da la oportunidad de vivir la más grata y confusa experiencia , que según el vitalismo no puede explicarse en sustantivos subordinados, la vida .


En ocasiones ,efectivamente, es tomado a dios como pretexto o excusa, pero esto depende obviamente del uso que ciertos credos quieran asignarle a la idea de de dios, cosa completamente diferente a su concepto mismo que va más halla de la doctrinas utilitaristas y materialistas creadas por seres humanos imperfectos, “ el autor escribe su libro para explicarse a si mismo lo que no puede explicar” (Gabriel García Márquez), es por eso que no explicaré algo en lo que creo pero no puedo explicar, y que si no creyera igualmente no podría hacerlo, no me importa convencer a todo el mundo de la existencia de un logos si no intento comprobármelo a mí misma.

Y sobre la afirmación de “si Dios no existe todo esta permitido”, sólo puedo decir que miles de ateos viven exactamente igual a un cristiano, incluso hasta ahora no he sabido que Carlos Marx o o Nietzsche hallan violado o matado a alguien, yo creo que el tema de la libertad rebasa y por mucho la idea de Dios, está vinculada también a reglamentos jurídicos y sociales establecidos “no porque Dios se valla a enojar y te mande al infierno por el resto de tus días”, sino porque hay un principio básico , “tu libertad termina donde empieza la del otro”, haz lo que quieras, córtate una pata, deja de comer un mes o vete a vivir a la punta de una montaña pero no atropelles a los demás porque ellos eligen qué elegir no tu. Quizá por eso a Sartre no le quedó de otra más que afirmar “el infierno son los otros”. Óptate como objeto o sujeto de los demás pero no te tomes el papel de su para sí incentivador de libertad no porque yo te lo prohíba, sino porque no es posible.






LAS NORMAS SOCIALES


Este apartado habla de lo “buen visto”, “aceptado”, “elegante”, “moderno”, es por decir así los juicios más subjetivos y sin sentido creados por las sociedades, el famoso “cómo me voy a ver” o “van a decir que estoy loco” o “haré el ridículo”, es tan tonto como determinante en la vida de muchas personas y en muchas veces ocasiona frustración. Aquí sí son bastante frecuentes los escudos para evadir la libertad, “lo hice por amor”, “para no quedar mal “, “para que se viera un poco mejor”, “fue una mentira piadosa”etc, a pesar de ser tan simple, en el contexto social es donde muchos nos convertimos en esclavos pero también es el ambiente donde tenemos mayor capacidad de elección y autoreconstrucción de nuestras actitudes, nuestra parte conciente tiene el dominio total de sus elecciones.



LAS POSIBILIDADES

“El aleteo de las alas de una mariposa en Nueva York puede ocasionar un tifón al otro lado del mundo”

Teoría del caos

La teoría del caos trata a grandes rasgos el carácter aleatorio del universo, ,es decir, sí está basado en un principio de causa- efecto sólo que no desde una visión longitudinal como lo afirmaba la corriente determinista, hay pequeñas causas que producen grandes efectos o viceversa esto de acuerdo a factores que pueden intervenir en estos efectos ya su vez son consecuencias de otros sucesos, por esto es llamada teoría del caos, nada está predecido, todo puede suceder.

Te pongo un ejemplo fácil, Benito Juárez, si analizáramos a su niñez como la realidad presente, podríamos predecir, que hubiese sido a los 30 años un hombre de campo casado con una campesina y cuidando borregos, es un a predicción basada en el telurismo y como todos sabemos no fue así, nada mas fue le presidente de la república creador de las leyes de reforma, que tal.

Hay circunstancias que el ser humano no está en posibilidad de crear, hay situaciones en que las elecciones son respuestas al momento, presentado fuera de nuestra intención. Imagina en este momento la cantidad de decisiones que podrías tomar, por ejemplo dejar de leer este ensayo y salir a dar vueltas sin sentido por tu ciudad, darte un buen baño, decirle a la persona amada todo lo que sientes, he imagina las consecuencias que este estos hechos traería, por ejemplo al caminar por la ciudad encontrar al la persona que será tu mejor amigo en un futuro, o al estarte duchando resbalar con un trozo de jabón, pegarte en la nuca y morirte y ¿quién dejó ese trozo de jabón en suelo, se cayó con el aire ¿ o alguien por que es moroso, lo vio a tiempo y no lo recogió porque iba de prisa porque tenía algo importante porque… vez todo es una cadenita casi imposible de visualizar.

Imagina por un momento la gran cantidad de veces que un pequeño suceso a desprendido toda un experiencia, ha evitado un accidente, o comenzado una relación, pero créeme que las posibilidades que estuviste apunto de experimentar son mucho más amplias que las vividas, qué tal si en el autobús que se te fue un día iba el amor de tu vida, pero en fin son muchas las probabilidades, pero después de tanto rollo ¿hasta qué punto somos libres?, ¿es posible hablar de una auténtica libertad?, ¿cómo saber si actuamos por convicción , por genética, contexto, impulsos o un buena asimilación moralista?, ¿elegimos ser lo que somos ahora?


CONCLUSIONES

El ser humano es libre en la realidad que se le presenta, no tiene opciones a elegir infinitas, ese es un hecho, está claro que no, pero tiene la oportunidad de elegir, al menos los aspectos que intervienen activamente en su vida y en su persona para lograr una existencia feliz, si eres feliz qué importa el subconsciente, el contexto, Dios o el caos. Es muy cierto que todos los individuos tenemos distintos puntos de partida, pero también que todos contamos en buena parte la potencialidad de autorrealización partiendo de las condiciones reales impuestas o creadas por uno mismo y depende únicamente del sujeto su éxito o fracaso en dicho proceso.

No somos del todo prisioneros, no por estar conciente del papel que juega la herencia, la sociedad, el contexto y demás te vas a arrebatar completamente la idea de tu libertad, y hablo de la idea porque el en momento en que decides dejarte a la deriva también estás decidiendo y por lo tanto haciendo uso de esta condición , es incuestionable la presencia de factores ajenos a ti pero estar conciente de estos te ayuda a autoanalizarte al momento de actuar y ver hasta donde eres realmente esclavo – pocas veces por cierto- y hasta qué punto sólo te dejas manipular por ideologías sin sentido que si desechas de tu esquema ético no afecta a nadie y te permite ser más auténtico y libre.

No tienes una varita mágica que te traslade a otro contexto o te permita ser otra persona con un IQ más alto tal vez, -y por cierto si lo fueras dejarías de ser tú por lo tanto no existirías- pero sí eres una persona con todas las herramientas necesarias para buscar su felicidad ya sea aceptando con resignación tu presente o hacer uso de los recursos reales para vivir mejor, si estás contento con tu ideología, costumbres y forma de actuar, pues adelante, no hay porqué cuestionar esa autonomía, pero si hay algo que te impide ser libre, desde tu percepción, y estás es posibilidad de cambiarlo sin dañar a otros , pues qué esperas bótalo a la basura y continúa con tu vida libre, -aunque así sea sólo para ti –al diablo si para otros sea una asquerosa y repugnante prisión. “TÚ DECIDES.”

REFERENCIAS

ETICA. ESCOBAR VALENZUELA, GUSTAVO EL PROBLEMA DE LA LIBERTAD

HISTORIA DE LAS DOCTRINAS FILOSÓFICAS. GUTIERREZ SAEZ, RAUL. CAPITULO IX Y XXII DESCARTESTES Y SARTRE.

INTRODUCCIÓN A LAS CIENCIAS SOCIALES. EL ESTRUCTURAL FUNCIONALISMO, AMEZCUA, HÉCTOR.

OBRAS: A PUERTA CERRADA Y LA PUTA RESPETUOSA. SARTRE, JEAN PAUL.

LA TEORÍA DEL CAOS. CAZAU, PABLO

Historia de la Filosofía. Volumen 3: Filosofía Contemporánea , EL VITALISMO DE NIETZSCHE

4 comentarios:

felipe OCUPACIONES PLACENTERAS dijo...

¿Soy yo y mi circunstancia? ¿Cuáles son las bases biológicas de la conciencia? ¿Cuánto mas puede extenderse la expectativa de vida humana? ¿De qué se compone el universo? ¿Continuará Malthus equivocado?
Varados en el paradigma de la incertidumbre, donde las preguntas persisten en el universo de las posibilidades, este ensayo intenta recordarnos un pasaje olvidado en la soledad de multitudes “la singularidad” y los acertijos frente a una cuestión sin respuesta para la mayoría de los seres con conciencia de si mismo “la libertad”.
A partir de una prosa amena y sencilla la autora nos acerca a su visión de realidad desde diversas perspectivas, jugando con la mente de su lector. El gran acierto es retomar las ideas de la cultura occidental y presentarlas en enunciados simples que ilustran, no sólo un amplio marco referencial, sino el resultado de siglos de pensamiento; donde el lector se concibe participe y capaz de aportar sus ideas al cumulo inexorable de la realidad.
La lectura de este ensayo pretende ser una vela en la obscuridad de las decisiones humanas. Y crea un dilema centrado en los referentes esenciales de cada individuo, invitándolo a la construcción de una identidad basada en la conciencia de si mismo, dejando de lado la exclusión de su propia personalidad.
Tanto por su visión global de los fenómenos sociales, así como su aportación original al tema, sin menospreciar la capacidad de captar el interés en la lectura a través de una redacción amena; puedo recomendarlo ampliamente, felicitando de paso a la autora.
DW

RicArango dijo...

0o0la 0o0laa!
w0o0w este ensayoo esta padrisimo y mas en esta parte q dice:

Sin embargo a mí me interesa hablar de un aspecto especial de la libertad, aquella vinculada a la vida puramente humana, que tiene un valor pragmático en su alma, aquella que inspira el corazón de los hombres, hablo de la libertad de su forma más esencial y concreta.

Es q osea es q yo pienso q eso tiene q ver con el libertinaje y la libertad asi moderada, por q el libertinaje era a lo q se referia al principio de q es como si fuera un dia sin valores ni nada asi por el estilo, pero a la vez es tan bonito tomar la libertad como akello q mueve al mundoo, la capacidad de ser independiente! y vivir sin q los sentimientos se encuentren aisladoss!
w0o0w la vdd me gusto muchoo!
bueno adiossss!

Atte. Ricardo Arango Mtz.

ADOLFO FUENTES BERNABE dijo...

Primeramente, hacen falta algunas comas y acentos, así como algunos errores ortográficos que para la próxima deben ser tomados en cuenta. “…constituyen al hombre, el en sí es equiparable…”, “…más halla de las religiones…”
Por otro lado, pude darme cuenta de que el tema abunda en cuestiones filosóficas, pero prefiero comentar a ala autora un tema en especial que me llamo la atención, ésta es la referente Dios, como ente intangible y que de alguna manera le das existencia en los momentos de crisis o necesidad del hombre por buscar refugio y alguien a quien culpar y contar nuestras aflicciones. Que importa si nos portamos mal, dicen por ahí: Dios me perdonará es su oficio”.
Pero yo no creo en su existencia como tal, es tan patético pensar en que te castigará y todo lo ve. Creo en la naturaleza y la ciencia.
Pero en fin, tu ensayo demuestra un conocimiento de lo que se habla, así como una bibliografía capaz de confirmar varias de tus afirmaciones.

Tu sombra dijo...

Quiero decir que en terminos generales tu ensayo es aceptable, tiene algunos errores, basta con corregirlos, pues no eres profesional y te faltan años de experiencia

Durante tu ensayo tocas temas muy controversiales donde dejas muy enclara tu opinión, me gustaria retomar varios de los tópicos de tu trabajo, sin embargo por razones de tiempo solo me referiré a uno en particular el cual atrajo mi atención.

Dios, pues Él y la libertad están muy relacionados, desde mi punto de vista (y después de haber estudiado cientifica y religiosamente el tema)creo que Dios fue el que nos dio la libertad, la libertad de tomar nuestras propias decisiones, nuestros propios caminos y nuestros errores, La libertad del ser humano consite en, a pesar de poder escoger otro camino, tu escoges el camino del bien, ya seas de cualquier religión o incluso católico

Muchas personas no creen en la existencia de Dios, sin embargo hacen el bien a su prójimo y son personas intachables. Lo único que yo comento es: Creo en Dios como un ciego cree en el sol, no porque lo ve, sino porque lo siente.

Buen trabajo y debes seguir trabajando para pulir tu ensayo (consejo: no es necesario ser tan agresiva al hablar; además, procura persuadir a tus lectores con fundamentos no solo con opiniones, muestras mucho de tu personalidad al hablar)